Impuesto sobre las nuevas tecnologías (II)

,
Impuesto sobre las nuevas tecnologías (II)
Aunque todavía falta que el parlamento español aprueba dicho impuesto ya está muy avanzado para que se ejecute y es algo que preocupa a los gigantes tecnológicos. Fuente: Derecho de la Red Tras y como ya veníamos anunciando anteriormente sobre la intención del Gobierno Español de aprobar un impuesto sobre las nuevas tecnologías, la semana pasada con la celebración  del Foro Económico Mundial en Davos (Suiza), nuestro presidente de gobierno, Pedro Sánchez, ha asistido a varias reuniones entre ellas con la consejera delegada de Facebook, Sheryl Sandberg, donde se tratado temas como las “fake news”, o ciberseguridad entre otros pero el que ocupa nuestro interés ahora es sobre el impuesto digital o el denominado, “tasa Google”. Tras la reunión que tuvo lugar en Davos, donde se juntaron los principales líderes, que han acogido la medida tomada por el gobierno español con cierto escepticismo, sobre el impuesto a las nuevas tecnologías, no olvidemos que en esta reunión acuden los principales representantes de empresas como Facebook, Google, Amazon e IBM, algunos de los principales perjudicados de este impuesto. Aunque todavía falta que el parlamento español aprueba dicho impuesto ya está muy avanzado para que se ejecute y es algo que preocupa a los gigantes tecnológicos que han mostrado su descontento antes dichas tecnologías. La economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Laurence Boone, no ha estado tan conforme con la decisión tomada por el gobierno español ya que solo trata el problema de forma parcial y no de forma global, y es problema que debido a la globalización que presentan muchas empresas debería abordarse dicho problema de forma conjunta e internacional. Está previsto que para comienzos del 2020, entre en vigor una propuesta presentada por la OCDE, pero para ello es necesario poner de acuerdo a todos los países de la Unión Europea y eso es más complicado, ya mencionamos anteriormente la conformidad de Francia e Italia sobre este impuesto pero encontramos países en contra tales como Irlanda que se niega a dicha medida y Alemania que no se ha pronunciado al respecto. Además, tenemos que tener en cuenta que si unos países aprueban este impuesto y otros no, los que no lo aprueben se verán beneficiados porque las empresas querrán estar situadas allí donde no tienen que pagar impuestos. Tal sería el caso Irlandés, que como señalo el ministro de Finanzas, Paschal Donohoe, afirmaba la legitimidad española en llevar a cabo tal medida, pero en el caso de Irlanda es distinto, ya que ellos y no podemos olvidar es sede de varias empresas tecnológicas como Google, Apple, y su impuesto de sociedades es de los más bajos del mundo, por lo que aprobar dicho impuesto en Irlanda, sería una gran pérdida monetaria y de puestos de trabajo que irían en contra de los intereses del país. Las repercusiones que tendrá este impuesto si es aprobado por el parlamento finalmente, y nada nos hace pensar lo contrario, será un tributo del 3% sobre los servicios de publicidad en línea y sobre la venta de los datos generados a partir de información proporcionada por el usuario durante su actividad, visto el recibimiento que ha tenido el presidente español en Davos, todo nos hace pensar que no es una medida muy bien recogida entre los gigante tecnológicos ni entre organizaciones como la OCDE que esperaban una respuesta común de los países miembros de la Unión Europea y no tanto de forma unánime, solo el futuro nos dirá que repercusiones tiene para España e Europa dicha medida.

Si continúa navegando, suponemos que acepta el uso de cookies más información

Por defecto el uso de las cookies para navegar por la web, está activada para proporcionar la mejor experiencia posible. Si continúa navegando por ésta web sin presionar el botón de aceptación que se encuentra abajo, se sobreentiende la aceptación.

Cerrar